El trekking es una actividad consistente en recorrer durante más de un día una zona montañosa alejada de la civilización. Por tales características el equipamiento que se lleva cobra mucha importancia y de él dependerá que la actividad tenga éxito o que sea un auténtico calvario.
En cuanto a la vestimenta hay varios puntos clave que hay que tener en cuenta para no pasar frío, estar cómodo y no llevar exceso de peso:

  • Ropa: debe de ser cómoda, que no vaya a hacerte rozaduras (cuidado con las costuras), asegúrate de haberla usado antes y que te sientes cómoda con ella. Es una buena idea llevar siempre un impermeable y ropa de abrigo por si las condiciones climatológicas se tornan adversas (la montaña es imprevisible).

  • Botas: simpre es recomendable llevar botas de media caña o caña alta para proteger los tobillos de posibles torceduras o golpes debido a lo abrupto del terreno. Al igual que la ropa es fundamental que te sientas cómodo con las botas y que ya estén usadas para evitar sorpresas al estrenarlas.

  • Gorro: para proteger la cabeza del frío o del sol.

  • Llevar una muda de sobra es muy útil para tener ropa de recambio o por si nos sorprende el frío.

  • Gafas con filtro UV: en la montaña los rayos de sol pueden dañar tus ojos en gran medida, unas gafas de sol con filtro UV son la mejor opción para protegerlos. Consulta con tu óptico para saber cuál es tu mejor opción.

  • Minibotiquín: con contenido básico por si aparecen dolores o hay que realizar una pequeña cura.


Respecto al material de acampada, siempre es importante no olvidarse de nada y atender a los siguientes aspectos:

  • Que la tienda sea resistente, de poco peso y fácil de armar. Mejor llevar una tienda de dos personas si sólo vamos dos, para qué más grande, y que esté preparada para las condiciones de lluvia y frío.

  • Es importante que la esterilla sobre la que vamos a poner el saco sea cómoda y aislante, el descanso va a ser importante para recuperar. Al igual que el saco de dormir debe de estar acorde a la temperatura, saco fino para verano y con más resistencia a bajas temperaturas si es invierno.

  • No puede faltar una linterna y pilas de repuesto, en la montaña eso de la electricidad no existe y puede que nos haga falta algo de visión para la noche.

  • Imprescindible un equipo para cocinar: hornilla, cazo y similares para poder cocer pasta o calentar una sopa. No es mala idea llevar pastillas potabilizadoras de agua por si hay que recurrir al agua del entorno (mejor prevenir las diarreas).

  • Bolsas de basura para no ensuciar el medio. Si te encuentras una montaña bonita dejala igual de bonita para que otros la disfruten.

  • Crema solar y repelente de mosquitos evitarán quemaduras o picores en algunas circunstancias. Caminar con la cara quemada o el cuerpo lleno de picadura de mosquitos no es nada agradable.

  • Unos metritos de soga pueden sernos útiles en alguna ocasión, nunca se sabe lo que nos puede deparar una jornada de trekking.

1 comentarios:

 
Top